martes, 3 de abril de 2007

¿Y si...


...pido prestada una carpa, me planto en el medio de la avenida 44 y hago dedo hasta Mar Chiquita para instalarme en sus costas off-season y vender collares hechos de caracolitos y pareos pintados a mano?


...me rapo el pelo a cero, transformo mi mejor juego de sábanas en una toga y me autoproclamo sucesora del Dalai Lama?


...voy a Súpercorte y le pido al primer pibe con cara de peluquero-recién-recibido que encuentre que convierta mi oscura cabellera lacia en una puntiaguda cresta color azul eléctrico y me postulo como lead singer de una banda punk que lleve un nombre tal como "La perra de tu madre abusó de mi loro"?


...me mudo un año a la cima del Monte Chingolo Gómez y aprovecho mi contacto con la naturaleza para escribir un apasionante libro sobre la relación del cuis y las fases lunares?


...me recluyo en una cabaña en medio de las sierras cordobesas y me gano la vida vendiendo pan casero, dulce de cayota y tortas artesanales a desorientados turistas noruegos que no pueden pronunciar la palabra "cayota"?

2 comentarios:

Cronopio dijo...

En las sierras tenés la changuita de ver pasar los ovnis por la noche.
En ese caso, tenés doble negocio.

Violeta Lapislazuli dijo...

Con eso me terminé de convencer. Ya mismo armo el bolsete.