martes, 5 de junio de 2007

Explotada

Hace unos años, trabajaba como secretaria y traductora en una empresa bajo las órdenes de un jefe de lo más jodido. Nunca lo vi sonreír (creo que sólo una vez... y eso sólo porque estaba hablando con un cliente grosso y se hacía el simpático para sacarle plata).

Me tenía harta con el handy. Si no lo atendía inmediatamente, comenzaba a gritarme: "¡Hace un segundo y medio que te llamé! ¿¿Dónde estabas??" Claro, él no calculaba que aún yo no había aprendido a moverme a la velocidad de la luz. Mal yo.

A las 13 horas, él (Alfredo) salía religiosamente a almorzar. Ése era mi ratito de relax (mi horario era de nueve de la mañana a seis de la tarde... y todo por $400... y en negro). Perdón, me corrijo: ése debería haber sido mi ratito de relax. Todavía lo recuerdo pasar por mi oficina antes de su almuerzo y dejarme una pila de tareas para hacer: traducir mails y textos kilométricos, preparar carpetas para enviar a los clientes, organizar el correo y los biblioratos, llamar a treinta y dos proveedores, etc. Y todo, durante esa media hora que correspondía a su almuerzo (y debería haber correspondido, también, al mío).

Una vez me pidió que enviara un fax desde la oficina de la otra secretaria, Isabel, que se encontraba en planta baja. "Enviá esto inmediatamente", me dijo. Pues bien, ¿Qué hubiesen hecho ustedes, corazoncitos? ¿Eh? Seguramente lo que yo hice: bajar inmediatamente a la oficina de Isabel para enviar el fax. Una vez allí, mientras me disponía a luchar con el endemoniado aparato que funcionaba sólo cuando se le antojaba, llamado al interno de Isabel. Era él. "¿¿Dónde está Violeta??" A los dos minutos baja, enfurecido porque yo no le había pedido permiso para bajar. "Pero, Alfredo ¡Usted me dijo que enviara este fax inmediatamente... y para eso, obviamente tenía que bajar!". Me miró de reojo y se fue. "Viejo de mierda", pensé.

Otra vez, me llamó a su oficina. "Buscame esta página en Internet" y me da un papelito. Leo. xxxxxxxxxxx@jotmeil.com. "Alfredo, ésta es una dirección de mail..." Me miró como si le hubiera dicho que había asesinado a su madre. "¡No, querida! ¡Es una página! ¿Me vas a decir a mí?" ("Teodioteodioteodio", dije para mis adentros). "Pero, Alfredo, tiene arroba y cua--" "Buscala, querés... no me hagas perder tiempo" (¿Ah, sí? ¿Querés que la busque? La busco. Y no la voy a encontrar, imbécil). Así fue. Volví a mi oficina, me senté en la computadora, tipeé la dirección de correo electrónico para encontrar... nada. No sé por qué lo hice. Sabía que no era una fucking página web. Volví. "Nada, Alfredo. Ya le dije que es una dirección de mail". Refunfuñó y me dijo: "¡Buscá la página, entonces!" ("Quiero hacerte tragar el CPU", me dije).

Un día, como tantos otros, ordené las boletas (que se archivaban en gruesos biblioratos). A la hora, me llama. "¿Dónde está la factura de Pirulito López?" "Archivada", contesté. "Pero ¿¿Por qué la archivaste??", me gritó. "Porque eso es lo que siempre hacemos, por eso pensé que--". No pude continuar porque me refutó: "Vos no estás acá para pensar". Ahhhh nooooo. "¿Cómo que no estoy acá para pensar? ¿Me está cargando, Alfredo?" Discusión. Indignación (mucha). En ese momento decidí renunciar.

Más de una vez, sus constantes retos me hacían dudar de mi capacidad. Sin embargo, cuando anuncié que ya no iba a continuar trabajando para ellos, me pidieron, por favor, que me quedara. Se ve que gritarme y maltratarme les resultaba muy agradable...

Pretendían un mes de pre-aviso. ¡Ja! "Sabés que legalmente vos estás obligada a renunciar con un mes de anticipación, no?", me dijo su hijo. "¿Y vos sabés que legalmente yo tenía que estar en blanco y cobrar el doble de lo que me pagaban?" No quise ser jodida, pero no soportaba un segundo más ahí. Alfredo Jr. se calló la boca porque sabía que tenía razón. "Chau", saludé. No me contestó. Y yo coroné la despedida con un soberano portazo. ¡Chan chan!

22 comentarios:

YAYA dijo...

Yo soy docente, cuando hago huelga me lo descuentan (por lo que cobro menos al final cuando lo que esperaba era cobrar más) y cuando alguien se entera de mi profesión me palmean con lástima mientras, para sus adentros, piensan "otro que no quiso estudiar una carrera en serio".

En el fondo, todos somos colegas.

Cronopio dijo...

mirá, yo tengo un jefe que es así, parecido, en cuanto a carácter.
la verdad es que después de eso, es un pan de Dios y es un jefe copado. Creo que no puede con los niveles de stress que lo acosan.
He aprendido a quererlo riendome de las cosas que hace en vez de enojarme por ellas.cuando se siente en ridículo te pide disculpas.
Bueno, me descargué.Saludos Viole!!

MaryPoppins dijo...

Está buenísimo cuando uno se puede correr de esos lugares, donde no se hace otra cosa que sostener la limitación del otro!
Bien por UD!
Cariños!

Violeta Lapislazuli dijo...

Yaya: La docencia es admirable. La paciencia que requiere es infinita. Y es cierto que todos tenemos nuestros padecimientos laborales...

Crono: La diferencia radica en que Alfredito no era para nada querible y jamás podría haber sido definido como "un pan de Dios". Si hubiese sido un buen tipo, me hubiera bancado su carácter, pero no era el caso. Gracias por tu comment catártico :P

MaryPop: Qué bueno verla por acá. Sí, la verdad que ese último portazo me provocó una sensación de liberación de lo más agradable. Vuelva cuando quiera.

Besos a las 3

Weltklang dijo...

Ea! eso, renunciá y dejá que se le caiga la estanteria. pero ¿cuanto tiempo estuviste laburando para ese esclavista?
De paso, mandalo en naca con pitos y cadenas, da nombres, para estar prevenidos

beso
W

ºOº V ºOº dijo...

Cuánto tiempo te bancaste a ese engendro del demonio?????
escrache, escrache al Sr!!!!

No a los jefes violentos!!!

No a los explotadores!!

No a los viejos amargados!!

No!!!!!!!!!!!!

Violeta Lapislazuli dijo...

Welt y ºoºVºoº: Sólo aguanté tres meses que me parecieron tres siglos porque mi carácter no me permitió más. De modo que continué con mi trabajo freelance (obviamente, al dejar no me iba a quedar en banda!). Los mandaría en cana pero mi integridad no me lo permite, je... ¡aunque ganas no me faltan! jaja

Beso a los dos

Tiránico dijo...

Eso! muerte a todos esos jodido hijos de una gran %$&*#@€!!!!
Perdón... me dejé llevar.
Decía que hiciste muy bien en renunciar, y que bueno que no lo bancaste mas de tres meses.
Trabajar para esa gente es respaldar y legitimizar los abusos.
Bien Viole, bien.

Lulis*~ dijo...

ufff k jefecito! mi jefe es un pan de dios al lado de eso

k manera de denigrar a la gente eh... gente inmunda. :/

ahora tenes un jefe mas laxo?? ;)

Violeta Lapislazuli dijo...

Tiránico: ¡Jajajaja! La verdad, es una vergüenza que algunos empleadores se aprovechen de la necesidad de la gente...
y la rep%#&*@ que los pa--ay, ahora yo me dejé llevar jiji

Lulis: Ahora mi jefa es DIVINA!!! Una de las ideas de publicar este post fue que los demás aprendan a querer más a sus jefes :P
PD: ¿Aclaré que ahora laburo por mi cuenta? (por ende, mi jefa soy YO jaja)

Besos pa' uds.

Divan dijo...

Muy buen blog! Me gusta como escribis y como relatas lo que te pasa.

Yo tuve una jefa asi. La odie y mucho ...duré 10 meses. Obvio que cuando le dije que me iba me ofreció aumentarme el suelo, menos horas y demas ...pero el placer estuvo en decirle que me iba ...

Saludos,

Pizca dijo...

Hola, soy nueva por aquí.
la verdad es que comenté en otra entrada pero creo que es muy antigua (me di cuenta tarde) y no creo que la fueses a ver.
La idea principal era que me encantó tu blog y sus pertenecias...
y por eso hice un link en mi blog para el tuyo aunque no sirve , no sé porqué, lo escribí todobien pero algo pasa, y no me deja....dice error...
pero bueno la idea está...

sólo pasaba asi que ya me voy

saludos

Mayfly dijo...

No te quiero meter más fichas pero esa frase "vos no estás aca para pensar" la usamos, a modo de joda por supuesto, en la oficina cuando alguien manda el típico "Yo pensé que", sobre todo cuando se manda alguna cagada.
En el contexto que contás, la verdad es que suena a patada en los huevos, en nuestro caso, claro.

No se como aguantaste tanto. Lamentablemente esta lleno de Alfredos

María Jimena dijo...

Querida Violet!!! es verdad, muchos jefes tratan de hacer que sus empleadas se sientan con menos capacidad para su tarea que la que seguramente tienen y encima a veces ellos mismos ( jefes) no están preparados para el puesto que tienen. Es una lastima que ninguno de ellos se dé cuenta que un empleado en un buen ambito laboral rinde el doble para la tarea que se lo requiere. Esa es una de las causas que pasado el tiempo generan trastornos fisicos y/o emosionales en las personas.
salu2

Signaturio dijo...

Si bien nunca tuve problemas con mis jefes, siempre soñé con representar una renuncia rimbombante. Entiendo que lo más inteligente sería despedirme con altura, respeto, silencio y olvido. Sin embargo, es muy seductora la idea de humillarlo. Enrostrarle sus defectos y sus faltas. Ridiculizarlo frente a los demás empleados. Demostrarle que su trabajo es insignificante. Manifestarle que es un don nadie como todo individuo. En fin, convertirme en el jefe de mi jefe por un momento. Ahora bien, sé que no me permitiría rebajarme a su condición, pero eso sí, ¡qué placer me produce imaginarlo!

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Ayyy señorita, cuánto tiempo estuvo así?
La compadezco.
Nadie debe trabajar en esas condiciones.
Por dios, y la salud mental donde queda?
Un beso
Lucy.-

Violeta Lapislazuli dijo...

Divan: ¡Muchas gracias por los elogios! Y ¿Cómo aguantaste 10 meses? Monumento para vos. ¿Viste el inmenso placer que se siente al liberarte?

Pizca: Tres cosas--1. Bienvenida 2. Gracias por los halagos :) 3. Gracias por el link. Y otra cosa, don't worry que siempre leo todos los comentarios (te contesto ambos en éste)

Ya andaré visitando sus pagos en breve. Un gusto tenerlas por acá. Besos a las dos!

Violeta Lapislazuli dijo...

May: Bueh, a modo de joda es otra cosa... pero este ponía cara de ogro malo. ¡Y eso que sólo conté la décima parte de las que pasé!

Jime: Así es. Hay gente a la que se le sube el titulito a la cabeza y se cree en un pedestal. Eso sí, si una se deja basurear ¡sonó!

Signaturio: Jajaja Sí, debe ser placentero. Yo me quedé con ganas de decirle unas cuantas cosas en vivo y en directo, pero el portazo fue más que digno

Lucy: Un trimestre fue suficiente para mí. En esa época vivía desmayándome (por supuesto, no era casual). Afortunadamente, mi personalidad no soporta ese tipo de maltratos.

Besos por cuatro y gracias por pasar

Milagros Mejía P. dijo...

Yo soy una jefa jodida, pero ese jefe que te tocó viole, es para buscar al primo que trabaja con la mafia Tana.

De terror y el hijito va por el mismo camino. A buena hora volaste de la casa de lucifer.

Violeta Lapislazuli dijo...

Mila,
Tal cual, Alfred Jr. le sigue los pasos. Y una cosa es ser exigente y otra muy diferente es ser jodido. Y este tipo era lo segundo.
Beso grande

Pumplafiz! dijo...

MORTAL lo de "no estás acá para pensar"! No se puede ser taaaaan enfermito...

Violeta Lapislazuli dijo...

Pumpla: Sí, esa frase fue la que me hizo explotar. Ridiculez y soberbia absolutas.