domingo, 1 de abril de 2007

White Lie


Javier me preguntó hace mucho:

"¿Siempre llorás por algo tan voluble como el pensamiento ajeno?"

Dije que no, pero no era verdad.

1 comentario:

Cronopio dijo...

y es que uno termina siendo voluble a los pensamientos volubles