viernes, 20 de abril de 2007

Señora de las 2.7 décadas

Esquina. Yo, sentada, respondiendo un mensaje de texto.

"Señora..."

Ni me mosqueo... obviamente, no se dirigen a mí.

"Pssst... señora"

Le debe estar hablando a alguna vieja sorda, pienso.

"¡Señora!"

...más golpeteo sutil pero insolente. Levanto la vista con un brillo de indignación.

"Mh?", respondo.

"Disculpe, ¿tiene hora?"

¿Qué te disculpe por la molestia o que te disculpe por tratarme de "usted", taradito?

"Se... siete y cinco"

Al contestar, empleo mi voz más seca, para que se percate de su desubicación al llamarme "señora". Imbécil, si me volvés a llamar señora, te juro que---

"Gracias, señora"

Uuuhhh... pendejo! Rajá ya mismo de acá si no querés que te emboque. Va', va'... así, andate caminando rapidito, si no querés que te surta una piña.

¿Cómo me va a llamar "señora" si soy una piba? Es cierto, soy más grande que él, mocoso de polimodal, pero tampoco soy su madre, che. Apenas podría ser su adorable hermana mayor.

De golpe, una serie de imágenes cruza mi mente a la velocidad de la luz:

Mi platónico amor por Adrián Suar en Pelito (aún no logro entender POR QUÉ!!!!) / Clave de Sol en el teatro / materias y profesores que ya ni recuerdo del secundario / la palabra "secundario" / la moda del jopo / aquel enterito nevado...

Puta, che. Cómo pasan los años...

Mi psicóloga intenta consolarme: "Si te dicen señora es porque los demás te ven casada..."

Uhm... ehm... ¿Gracias...?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

a mi me pasa lo mismo... pero la verdad esa idea de que te digan señora porque te ven casada...? mmmmmm, prefiero que me vean vieja!
sire

Violeta Lapislazuli dijo...

Sí... todavía no sé si mi psicóloga me hizo ese comentario para consolarme o para vengarse de mí por todos estos años de tortura.

SIRENA dijo...

ni hablar... fue en venganza! ja ja ,
SIRE