martes, 24 de abril de 2007

Hoy: La adolescencia

Tenés las hormonas alborotadas. Te salieron dos millones quinientos veintidós granos en la cara. Tu mayor aspiración es aprobar el maldito examen de química del lunes que viene y que el pibe o piba que te gusta, te dé pelota en la próxima fiesta. El sentido de tu vida radica en tu grupete de amigotes que se visten, se peinan y hablan igual que vos (o vos igual que ellos) y ahí están esos opas, preguntándote cosas que no podrían estar más alejadas de tu realidad o de lo que querés. Si sos rebelde, respondés. Si sos un nene o nena de papá y mamá, te quedás calladito, pero por dentro, sé que lo pensás... lo sé, picarón, picarona... yo también fui adolescente...


* ¿No te llevaste ninguna materia... no?
Sí, me llevé TODAS... te jode? Me rasqué durante todo el año y me llevé hasta la maceta con el potus que está en dirección.

* Y... ¿te gusta algún compañerito de tu grado?
Queriiiiiiido... me gustan TODOS mis compañeritos. Que, dicho sea de paso, tienen catorce años, pero miden un metro ochenta y se parten de buenos. Y me los encaré a todos... ¿te gustó?

* ¿Ya tenés noviecito?
Pero... ¿te falla la cabeza a vos, estúpido al cuadrado? ¿Vos te pensás que a los 16 me voy a poner de novia? ¡Infeliz! Yo quiero joooooda... apretarme cualquier pibe que se me cruce en el boliche, ponerme en pedo con mis amigos y bailar Néstor En Bloque arriba de los parlantes... ¿Me captás, bebé?


* ¿Vas a festejar los quince, dulzura?
Obvio, chabón. Me voy a juntar a chupar con los pibes hasta desmayarme y pedirle a mis papitos que me den guita para reventarla en el shopping, así me voy toda así, tipo re diosa, ¿entendés?

* ¿Y qué carrera vas a seguir en la facu?
A ver si nos ponemos media pila y aclaramos los tantos, che. Primero, ¿quién te dijo que voy a ir a la facultad? Segundo, en caso de ir, bajá un cambio, master. ¿Vos te pensás que gasto mi tiempo pensando en eso? Tengo cosas mucho más importantes en las que pensar... por ejemplo, la fiesta de egresados, el viaje de fin de curso... ¡Dejame vivir, loco!


Sin embargo, las exigencias, muchas veces vienen de los mismos pares y, así, surgen comentarios y preguntas tales como:

* Ay, amiguchis... no te pue' creer que no usás flequillo! Estás re out!

* Sabés qué? Vos sos una a-mar-ga, pendeja. Hace como cuatro días que no te encamás con nadie... ¿qué? ¿te volviste monja, vos? Y ni hablar de apretar, ¿no? ¿Qué onda?

* Nah... no me digas que estás estudiando... vos sos una traga, mal.

* Tipo que fui, y le pedí a mi papucho $300 y tipo na', me fui al shopping y me los gasté en un jean re copado... todo así con brillitos, re joya... y es re de marca ¿viste? Porque, tipo que no da andar con cualquier cosa. Vos tendrías que hacer lo mismo que yo ¿te paso el nombre del local donde lo compré?

3 comentarios:

Cronopio dijo...

Es altamente probable que TODOS tus compañeritos sean horribles y debas fijarte en los mayores, que NUNCA JAMAS te darán bola

Violeta Lapislazuli dijo...

No es fácil la vida amorosa del adolescente, eh?

Pumplafiz! dijo...

No, para nada.