lunes, 28 de mayo de 2007

Hoy: Gente que no sabe decir que NO

No sabe o no puede o no quiere o le da “cosita”. La palabra NO les resulta una hazaña imposible de lograr. Creen que esas dos simples letras conllevan enormes dosis de crueldad ¿Cómo atreverse?

Un ejemplo típico son los padres permisivos. Sus hijos los dan vuelta como a una media y, así, podemos escuchar diálogos tales como:

—¡Papá! ¡Papá! Tengo una orgía esta noche ¿Puedo ir?
—Uhm... ¿Una orgía? ¿Te parece, nena?
—Daaaaale, pa... no te ortives
—Es que... mi chiquita... tenés catorce añitos recién
—¡No seas malo, papi! *
snif* Me voy a portar bien *snif*
—Bueno, bueno, hijita... secate esas lagrimitas... andá y cuidate, eh
—¡Obvio, pa!


También están esos amigos macanudos que son capaces de empeñar hasta su casa con tal de hacer un favor... aunque sepan que está más allá de sus posibilidades:

—Che, Rosalía, te tengo que pedir un favor ¿No me darías $2000?
—Ehm... ¿Dos mil?
—Pse... me quiero comprar una computadora nueva y no llego...
—Pero ¿No te compraste una hace seis meses?
—Sí, pero viste como es la tecnología... todo avanza. ¿Me los das, entonces? Total, con el sueldo que vos tenés, pod--
—TENÍA, querrás decir... Me echaron la semana pasada
—Uh... bueno, pero tendrás ahorros, ¿no?
—Sí, ahorros teng--
—Buenísimo, ¿Me los das, entonces?
—Ehm...
—No me vas a decir que no, Rosalía...
—¡Claro que te los presto!
—Ehm... mirá, la cosa es que no sé si te los voy a poder devolver...
—¿Ah no? Yo encantada, pero viste que, sin trabajo, los necesito y...
—¿Me estás diciendo que no?
—¡Eso jamás! ¡Claro que te los doy!

Otro ejemplo, son aquellos que le tienen fobia a las discusiones; así, dan la razón por inercia y por el terror a generar un enfrentamiento con los demás. Se muerden la lengua y reprimen sus verdaderas opiniones.

—¿Vamos a bailar?
—[Uf... odio esos lugares repletos de gente y bullicio] Dale, vamos


También están aquellos que jamás dicen NO en terrenos amorosos. Son los famosos Cualquierbondimedejabien. Sus conquistas van desde un sex symbol a un bagayito, sin escalas. La mayoría de las veces, sus amoríos no les agradan pero son incapaces de decir que NO. En el caso de los hombres, muchas veces aparece ese estúpido mito machista que reza: “Si decís que no, sos un boludo”. En otros casos, la soledad les resulta demasiado intolerable y eso hace que se refugien en los brazos de la primera persona que les guiña un ojito.

Seguramente, haya más ejemplos... estos son los que se me ocurrieron a mí. Y para cerrar este post, les dejo estas dos letritas para que las usen como más les guste:

NO

23 comentarios:

Mayfly dijo...

Sufro a diario los problemas que me endosan las personas que no saben decir NO.

Uno de mis trabajos es atender a vendedores de una imprenta en la que soy encargado de producción. Estas personas se caracterizan por creer, pensar, y tener la plena seguridad que nada es imposible. Claro, mientras otro lo haga.

Besos

DEG dijo...

Te aporto uno más:

El empleado paranoide.

Temeroso del posible desempleo, vende su dignidad al mejor postor, por miedo a perder el trabajo.

- López... Necesito que HOY se quede a hacer horas extra.
- Pero, Jefe, es que hoy tengo turno con el oncólogo y...
- ¡López! ¿Dónde está su sentido de la responsabilidad?
- Pero mire que tengo...
- Claaaro... así, va a conseguir un ascenso el día del arquero.
- P-p-p-p-pero...
- ¡LOPEZ!
- Sí, jefe, está bien, me quedo.
- Muchas gracias, López. Gracias a empleados como Ud es que la empresa es cada día más sólida. Ah... a propósito... estamos de recorte presupuestario, así que no hay pago por las horas extra. Y, una vez más, muchas gracias, López... Orgulloso de tener un empleado como Ud.

Cronopio dijo...

yo soy al revés, suelo arrepentirme por negada, NO NO NO???

preciado dijo...

Estoy completamente de acuerdo: y me parece que se debe a que decir No, siempre es más difícil que decir Si.
Igual, No coincido en cuanto al tema de los padres. A pesar de la diferencia de edad que tienen conmigo, mis viejos fueron de esos que nunca el No. Y creo que tan mal no me (nos) fue.

SIRENA dijo...

A mi me cuesta decirle que no a las tentaciones(me refiero a las comidas que son mi debilidad, por ejemplo las pizzas y las pastas)tengo que hacer un esfuerzo sobrehumano para decirle que no a esos manjares.
En estos momentos que empece la dieta , no me queda otra, asi que:
No a las tentaciones culinarias!
besosssssssss
SIRE

Weltklang dijo...

Buen post! clap clap clap!
bueno, yo digo que no a casi todo, porque mi espiritu no se colma con lo primero que le ofrecen, pero a veces la primera opción está bien, entonces un No es innecesario, pero son las menos ¿no?

MANUEL VALENCIA dijo...

Los latinos, en especial, son de No y Si fáciles y también hay que añadirle otras como: pero sí, pero no, talvez, quizá, te llamo, estoy en diez segundos. En Fin la lista es larga y nunca las respuesta son concretas. Le apena o nosequé decir NO me gustas. NO la pase bien. NO eres interesante. SI me tienes copado. SI quiero algo serio. En fin, es esa idiosincracia que dicen existe.

La Memoria Que Perdimos dijo...

uffff
este post pareciera haber sido escrito por mi...
Si la palabra NO hubiera sido incorporada a mi vocabulario y a mi mente hace tiempo, las cosas serían muuuuuuuuuy diferentes...
En jin...

Miss Clockwork dijo...

pero cuando te dicen que "NO", quiere decir NO de verdad.

El "NO" es una buena palabra.

Saludos Violet!

Gioconda dijo...

Es muy cierto. Hay gente que con tal de no usar esas dos letras hace lo que sea.
La hermana de un amigo es de esas y hace un par de años quedó embarazada entonces en una conversación con el hermano que siempre le decía "vos tenes que decir que no más seguido", ella dijo "No me gsuta ser cruel, por eso me cuesta decir NO"
A lo que el hermano respondió mirándole la panza y diciendo "en serio?"

Pero bueno, decir que no, no es lo mismo que ser cruel, pero algunas personas no lo entienden.

Muy buen blog!
Saludos!

Milagros Mejía P. dijo...

Es cierto mi querida Viole, el NO es una palabra que nos cuesta soltar como si dijeramos, mesa, cuaderno o cartera. Además es chica, debería ser fácil decirla, pero como que tiene una personalidad muy fuerte y cuando quiere salir de nuestra bocas o de nuestras cabezas como que se agarra cual novia enamorada que se agarra del pantalón del novio cuando va a ser dejada por él. A mi muchas veces me supera. Entonces hemos hecho un acuerdo en casa. Yo soy ama y señora de los SI y Manuel se encargade los NO, en relación a Nicolas. En el trabajo compartimos el dominio las dos, previa conversación. Es cosa de saber dominarla y no tener miedo para poder convivir en perfecta armonía y sin ofender a nadie y sin que nos invadan los que nos vienen con nos solicitan una respuesta inmediata.


Besos, mi

Violeta Lapislazuli dijo...

Mayfly: Es cierto, a veces los NO (dichos y no dichos) afectan al resto. Mirale el lado positivo: en el laburo, deben tenerte mucha confianza!

Deg: Jajaja Muy bueno tu aporte. Me dio ternura imaginar a López con cara de "cómo-le-digo-a-mi-mujer-que-no-me-pagan-horas-extra"

Crono: Como no podía ser de otra manera, adhiero a tu comentario. Yo suelo ser bastante negada, cosa que no es buena. Igual, como no creo en el arrepentimiento, ni me preocupo

Preciado: Bienvenido, ante todo. Respecto a los padres permisivos, el ejemplo del blog es un tanto extremo. No me gustan las generalizaciones absolutas y siempre hay excepciones, claro

¡Besos para todos!

Violeta Lapislazuli dijo...

Sirena: LME apoya a los NO saludables. Siga así pero no se olvide de permitirse algunos placeres culinarios, eh

Welt: Me alegra que te haya gustado el post. ¿Así que sos dueño de un espíritu exigente? Jaja Yo creo que el NO innecesario de vez en cuando aparece... lo difícil es darse cuenta si está bien empleado o no. Las primeras opciones van de la mano de lo inesperado

Manuel: Un placer tenerlo por acá. Y sí, los matices entre los SÍ y los NO son muchos. Supongo que son un escape más sencillo en comparación a lo definitivo de un SÍ o un NO.

La Memoria...: Bueno, no hay problema. Acá te dejo unos NO para que los vayas usando de a poquito, a ver si se te facilitan algunas cosas: NO - NO - NO - NO - NO - NO

¡Beso grande a cada uno!

Violeta Lapislazuli dijo...

Miss Clockwork: Una de las mejores maneras de no perder credibilidad es decir NO, pero "denserio" :P Si una dice un NO frágil y lo cambia al otro día, no habrá reputación que aguante jaja

Gioconda: ¡Bienvenida! Gracias por el elogio. En fin, creo que aquellos que consideran la palabra NO como algo cruel carecen de todo tipo de seguridad en ellos mismos... y en el otro.

Mila: Está muy bien eso de mantener un equilibrio entre el NO y el SÍ. Es una palabra que pesa. Que cuesta decir. Uno siempre lo asocia con la negatividad de su significado cuando, más de una vez, su uso da resultados de lo más positivos. ¿Anda bien, amiga?

¡Beso grande a las tres!

Emiliano dijo...

Los casos del blog son de por si extremos, de ahi lo divertido de leerlos. En lo personal creo que el NO es una de las palabras mas feas para decir, en principio por encontrarse en la situacion de tener que negar algo, un favor, un permiso lo que sea, en una situacion ideal no tendriamos que pasar por el momento de tener que decir NO, pero eso seria en lo ideal. Igual se puede encontrar un equilibrio en estar predispuesto sin que te tomen por bol... y en dar la oportunidad sin ser permisivo. En mi caso el NO lo dejo para situaciones en las que ya se estan abusando de la confianza o de la buena predisposicion, de lo contrario me hace bien poder estar "al servicio de", son posturas y realidades de cada uno. Por otra parte no me gusta la gente cuya respuesta automatica es NO, por las dudas, y despues analizan la situacion, desconfio de esos. Bueno, largo el comentario... Besos

Violeta Lapislazuli dijo...

Emi: Hay algo con lo que no coincido (si me permite). No creo que el no tener que decir NO constituya una situación ideal. Aunque se trate de un favor, permiso, una opinión... lo que sea. Cada uno es libre de aceptar o negarse a algo. Si los motivos no son con malas intenciones, el NO puede ser una buena (y necesaria) elección.
¡Besos!

Yiya... dijo...

Palabra que varios deberían memorizar.
Me encantó
Saludos sinceros

Emiliano dijo...

como no le voy a permitir opinar, por favor opine tranquila :D , cuando me referia a ideal queria representar que las personas de nuestro entorno no tendrian que ponernos en la situacion de tener que decir que no, si bien es cierto que para que no lleguen a eso habria que dejarles en claro desde antes nuestras posibilidades de ayuda o lo que sea, y algunas veces para "dejar en claro" hay que decir que no, pero no siempre es la unica opcion. Bueno quiza no quedo en claro mi punto y de quedar en claro, obviamente no pretendo que todos piensen igual que yo, desde ya que NO :D bueno Violeta, le mando un beso y mucha suerte.

Violeta Lapislazuli dijo...

Yiya: Me alegra que le haya encantado. Qué extraño que esas dos letritas sean tan difíciles de usar, eh?

Emi: Sí, su punto quedó más que claro. NO se preocupe que NO hay problema aunque a veces NO coincidamos, je

¡Besos a los dos!

Alicia dijo...

No es no y hay una sola manera de decirlo.
No.
Sin admiración, ni interrogantes, ni puntos suspensivos.
"No" se dice de una sola manera.
Es corto, rápido, monocorde, sobrio, escueto.
No.
Se dice una sola vez, No.
Con la misma entonación, No.
Como un disco rayado, No.
Un no que necesita de una larga caminata o una reflexión en el jardín, no es No.
Un no que necesita explicaciones y justificaciones no es NO.
"No" tiene la brevedad de un segundo.
Es un NO para el otro porque ya lo fue para uno mismo.
"No" es No, aquí y muy lejos de aquí.
"No" no deja puertas abiertas ni entrampa con esperanzas, ni puede dejar de ser No, aunque el otro y el mundo se pongan patas para arriba.
"No" es el último acto de dignidad.
"No" es el fin de un libro, sin más capítulos ni segundas partes.
"No" no se dice por carta ni se dice con silencios, ni en voz baja, ni gritando, ni con la cabeza gacha, ni mirando hacia otro lado, ni con símbolos devueltos; ni con pena y menos aún con satisfacción.
"No" es No, porque No.
Cuando el no es No, se mira a los ojos y el No se descuelga naturalmente de los labios.
La voz del No no es trémula ni vacilante, ni agresiva, no deja duda alguna.
Ese No no es una negación del pasado, es una corrección del futuro.
Y sólo quien sabe decir No, puede decir sí.


Hugo Fikelstein: "Uno, uno mismo y el otro"

Violeta Lapislazuli dijo...

Alicia: Gracias por el aporte. Muy bueno... ¡Bienvenida! Saludos

Milagros Mejía P. dijo...

Viole:

Ando bien amiga. En una espera tranquila, acompañada de mis hombres DOS: Manuel y Nico. Gracias por estar siempre al pendiente.

Violeta Lapislazuli dijo...

Mila,
Me alegro que andes bien. ¡Fé que todo va a andar de diez! Le mando un abrazo grande y un beso